umbral

Umbral

Mortenzen
2018

El segundo trabajo de Mortenzen trae consigo algunos cambios respecto a su antecesor, ¿el principal? la formación, donde el solista de ‘Frames’ da paso al trío detrás de ‘Umbral’.

Umbral es el nuevo disco de Mortenzen luego de su trabajo debut Frames (2016), y esta vez el proyecto ha mutado de ser una expresión solista a una banda. Armados de un guitarra eléctrica y una voz (Luis González, aka Gato), un bajo (Danilo Vergara) y una batería (Fabrizzio Cancino), el trío nos entrega una colección de 5 canciones (más una versión acústica de Run) que – bajo la producción de Jurel Sónico en estudio HISS – nos invita a recorres algunos de los rincones más potentes del rock & roll.

Todo comienza con Ines Gibson, canción que desde su riff inicial nos da señales claras sobre qué es lo que oiremos a continuación: se nos presentan los 90’s en su vertiente grunge, pero también quizá algo del hard rock de los 70’s, entre otros tintes de las diversas corrientes del rock. El ritmo es más bien distendido en su velocidad, rondando los 100 bpms, pero los golpes de la batería y la saturación del bajo terminan por convertirlo una atmósfera densa y llena de peso. Entonces aparece la voz, que en una intención de llegar a oídos globales nos advierte en inglés:

my eyes open as shit
this time i’m going out of here
so what i’m going to find out there?

La invitación es entonces a abrir los ojos, salir de nuestra comodidad habitual y ver qué encontramos. Y ahí es donde aparece el segundo track, Faceless, en cuyos segundos iniciales podemos oír al bajo en soledad, imponiendo su presencia, para luego ser completado nuevamente por la batería y un potente riff distorsionado de guitarra. La voz, que inevitablemente nos recuerda ciertas modulaciones propias del rock noventero, continúa entonando versos en torno a la idea del salir a perderse, de asumir quizá la banalidad de los sentimientos y de la existencia como única forma de hallarse:

let’s take a ride I don’t wanna hear it’s ok
you c’mon let me down is not so hard to say
let’s take a ride in no returning ways
pretty words in pain, i don’t really care again

Continúa luego el ciclo con Love in black and white, canción que comienza con un dialogo sampleado de The 39 steps, película de suspenso dirigida por Alfred Hitchcock en 1935, y que ya podíamos oír durante un momento en Ines Gibson. Esta vez la letra habla de la soledad en el mundo y, al parecer, de la posibilidad de encontrar cierta redención a través del amor (this world is not for me / so tired of waiting / the sun embrace the earth / when the moon kiss your face yeah). Instrumentalmente, el track es nuevamente sostenido por el combo guitarra, bajo y batería junto al uso de distorsiones en las cuerdas, formula que define la totalidad del disco. Entonces llegamos a la canción que da titulo al álbum: Umbral. Un rasgueo de 4 acordes abre la canción, esta vez la intención parece más calma, es decir, no es la saturación lo que articula la canción. Además, una armonía de voces se hace presente para reforzar una frase en particular: im the clue in your sea of tragedies. Si efectivamente seguimos la pista, parece que, al menos líricamente, estamos ante un conjunto de canciones que tematizan justamente la tragedia, o más bien, la posibilidad de sobrevivir a ella y encontrar una salida, a través del amor y el entregarse a las intensidades del mundo.

Finalmente, Run y You came from the late 80’s son los indicadores de que arribamos al término del camino. En Run se nos presenta un beat más acelerado que en el resto de las canciones, lo que funciona perfecto dentro del conjunto, pues anuncia el final haciendo surgir cierto climax que encontrará resolución en el último track, en el cual el tridente instrumental por excelencia del rock (guitarra, bajo, batería) hará gala de toda su potencia, mientras la voz nos invita a bailar junto al fuego y nos habla de una presencia venida de otro tiempo:

c’mon lets make the dance around the fire, you feel it
decades between your crimson-amber lighthouse, believe me
and it’s now when i realize that you came from another time
leaves and flowers gorgeous wine, what a mixture, wanna kill me?

En suma, estamos ante un disco de rock hecho y derecho, sin desperdicio alguno para los amantes del género. Nota aparte para la versión acústica de Run, que nos permite apreciar en su forma desnuda la esencia de Mortenzen, banda que, ciertamente, merece más de una escucha.

(texto por Gonzalo Sáez)

LISTA DE CANCIONES

1.- Ines Gibson
2.- Faceless
3.- Love (In Black and White)
4.- Umbral
5.- Run
6.- You Came From The Late 80’s